viernes, 19 de agosto de 2011

Estudio Biblico de Hoy " Ética en las relaciones"

Título: Ética en las relaciones
 
Verdad central: La ética cristiana fortalece las relaciones.
 
Texto Áureo: Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:32
 
Trasfondo Bíblico: 1 Samuel 20:11-17, 41, 42; 2 Corintios 8:16-24; 1 Timoteo 5:1-3
 
Bosquejo
 
I. Responsabilidad
 
A. Sea honrado
B. Asóciese a otros
 
II. Respeto
 
A. Trate con respeto a los demás
B. Honre a los demás
 
III. Lealtad
 
A. Muestra de lealtad
B. Lo que es ser leal
 
Objetivo: Analizar los principios de tratar a los demás con dignidad y aplicarlos a nuestras relaciones.
 
Introducción
 
Para el creyente, son importantes las relaciones personales. Gracias a las relaciones con los demás, tenemos la oportunidad de hablarles de Jesucristo. Tenemos también la oportunidad de ayudar a crecer a los hermanos en la fe en su andar espiritual. Pero a fin de ser eficientes en ese ministerio debemos asegurarnos de que fortalezcamos esas relaciones.
 
Esta lección presenta principios de ética personal con los que podemos fortalecer nuestras relaciones con los demás. También esos principios muestran la responsabilidad que tenemos con quienes nos rodean, sobre todo con quienes son cristianos.
 
Cada uno de estos principios confirma la dignidad y el valor de los demás. Cuando obedezcamos esos principios, fortaleceremos nuestra relación con los demás. Además, el vivir conforme a esos principios fortalecerá su iglesia.
 
Comentario bíblico
 
I. Responsabilidad: 2 Corintios 8:16-21
 
A. Sea honrado
 
Es muy importante la responsabilidad, sobre todo con relación a la cuestión económica. Pablo sabía eso y tuvo el cuidado de no emplear mal los fondos de quienes apoyaban su ministerio. Fue también cuidadoso en la forma que administró el dinero que otros creyentes le habían confiado.
 
Los capítulos 8 y 9 de 2 Corintios son las instrucciones de Pablo a los corintios respecto a una ofrenda para los pobres. Esas instrucciones incluyen detalles de cómo Pablo planeaba administrar esa ofrenda. Es probable que esa ofrenda sea la mencionada en Hechos 24:17.
 
Pablo sabía que él y sus compañeros llevarían la ofrenda de los corintios a Jerusalén. A Pablo, como fundador de la iglesia de Corinto, se le debe de haber confiado la administración del dinero sin que nadie sospechara un mal manejo. Sin embargo, él hizo que otros participaran en la administración de esa ofrenda para evitar críticas sin fundamento.
 
Otros tres hombres viajaban con Pablo mientras recogía y llevaba esos fondos. Tito, ya conocido para los corintios, estuvo dispuesto a ayudar (w. 16,17). No sabemos quién era el hermano mencionado en el versículo 18, pero era bien conocido y tenía una reputación excelente entre las iglesias. En realidad, había sido escogido por las iglesias para esa tarea (v. 19). El tercer hermano escogido por Pablo era también conocido para los corintios (v. 22).
 
Pregunta: ¿Por qué es importante la responsabilidad cuando se administran los fondos de los demás?
 
Siempre que administremos el dinero de otras personas, hay la posibilidad de que se interprete mal nuestra conducta. Además, pudiéramos sentirnos tentados a tomar parte del dinero o a emplearlo para provecho propio. Pero como creyentes, debemos ser cuidadosos cuando tenemos la responsabilidad de administrar dinero, sobre todo en la iglesia. Necesitamos a otros que nos ayuden a cerciorarnos de que somos honrados y que garanticen que se emplea sabiamente el dinero.
 
Pablo dio dos razones específicas para administrar la ofrenda como él lo hacía. En primer lugar, quería evitar la crítica por la forma en que se administrara la ofrenda. Al hacer que hombres respetables lo acompañaran mientras recogía la ofrenda, evitaría la censura (v. 20). Al tenerlo todo al descubierto y en compañía de hombres honrados. Pablo se aseguró de que no habría ninguna razón válida para que alguien lo criticara.
 
Al hacer que otros lo acompañaran mientras administraba esa ofrenda, Pablo estaba haciendo lo bueno ante los ojos de Dios y ante la opinión de los demás. Los cristianos no solo tienen la obligación de conservar su conciencia limpia delante de Dios, sino de cerciorarse de que no hagan nada que dañe su reputación. La honradez de Pablo tocante a esa ofrenda podían verificarla todos.
 
Pregunta: ¿Cómo el ser responsable ante otros creyentes es una salvaguarda en nuestro andar espiritual?
 
Los creyentes tienen que ser responsables los unos ante los otros por diversas razones. Evitaremos actividades dudosas porque sabemos que otros nos pedirán cuenta de nuestras acciones.
 
Pablo hizo que participaran esos otros hombres de modo que todos pudieran tener conocimiento de su conducta respecto a esa ofrenda. Pablo no aprovechó su autoridad para evitar la responsabilidad ante los creyentes corintios. Más bien, demostró su carácter moral y su deseo de que no se hablara mal de él ni del evangelio.
 
B. Asóciese a otros
 
En 2 Corintios 8:22-24, Pablo volvió a comprobar la integridad de quienes estaba enviando a recoger la ofrenda y quienes lo acompañarían con la ofrenda a Jerusalén. Sabía que pudiera haber algunos en la iglesia de Corinto que pondrían en tela de juicio la autoridad y la integridad de esos hombres. Pero esos hombres eran dignos de confianza y los corintios los habían aceptado como emisarios con Pablo.
 
Pregunta: ¿Por qué es importante escoger personas íntegras ante quienes usted sea responsable?
 
Si hemos de ser responsables ante alguien, tenemos que escoger a alguien con experiencia espiritual que pueda ayudarnos a crecer en nuestro andar espiritual (Proverbios 27:17). Gracias a su estabilidad y fortaleza pueden alentarnos en todos los aspectos de nuestra vida.
 
Algunos ministros han caído por causa de la inmoralidad. También algunos ministros han sido criticados debido a la mala administración de fondos o de prácticas poco éticas. Pudieran haberse evitado esos problemas si esos ministros y ministerios hubieran sido verdaderamente responsables ante creyentes espirituales.
 
Los que ejercen el liderazgo a veces sienten que no tienen que darle cuenta a nadie. Nunca eso es cierto. Pablo conocía la necesidad de ser responsable. Les presentó sus enseñanzas a los hermanos de Jerusalén para asegurarles que sus enseñanzas no estaban en contra del evangelio. Y escogió a hombres santos para que le ayudaran a administrar la ofrenda.
 
II. Respeto: 1 Timoteo 5:1,2
 
A. Trate con respeto a los demás
 
Timoteo era un joven pastor a quien Pablo había dejado en Éfeso para que resolviera los problemas en las iglesias de allí. Al enfrentarse a esos problemas, Timoteo iba a tener que disciplinar a algunos en la iglesia. Y no siempre es fácil confrontar a los demás.
 
Si no tenemos cuidado en nuestras relaciones, pudiéramos tratar a otros irrespetuosamente. Pablo quiso advertirle a Timoteo que no fuera irrespetuoso en sus relaciones con los demás mientras se esforzaba por resolver los problemas en la iglesia.
 
En 1 Timoteo 5:1,2, Pablo instruyó a Timoteo en cuanto a mostrar una conducta apropiada hacia varios grupos de la iglesia. Pablo empleó la analogía de la familia para describir la relación de Timoteo con esos diversos grupos: ancianos, jóvenes, ancianas y jovencitas.
 
Si había que reprender a los ancianos, Timoteo no debía hacerlo con aspereza.
 
Más bien debía exhortarlos, respetándolos como a padres. Timoteo también debía tratar a los jóvenes como a hermanos.
 
A las ancianas se les debía tratar como madres, y a las jovencitas como a hermanas. Pablo añadió la frase "con toda pureza" en esa última orden. Timoteo debía evitar cualquier deshonestidad en sus relaciones con las jovencitas de la iglesia.
 
Pregunta: ¿Por qué son importantes para nosotros esas instrucciones en nuestras relaciones con los demás?
 
Como creyentes, nuestra vida ha de caracterizarse por el amor a los demás. Ese amor se manifiesta por la forma en que tratamos a quienes nos rodean. En lugar de reprender ásperamente a quienes haya que corregir, debemos exhortarlos con respeto y de una forma que les ayude a crecer en su andar espiritual.
 
B. Honre a los demás
 
En la época de Pablo, las viudas no tenían forma de ganar dinero para sustentarse; dependían de los demás. La iglesia desempeñaba una función importante en el cuidado de las viudas cristianas (Hechos 6:1-6). Pero eso no libraba a los miembros de la familia de su responsabilidad de atender a sus viudas.
 
La iglesia debía atender a las viudas que no tenían a nadie que las ayudara (1 Timoteo 5:3). Si una viuda tenía familiares, ellos tenían que atenderlas De esa manera los recursos de la iglesia podían emplearse para ayudar a quienes más los necesitaban
 
Las instrucciones de Pablo tenían otro propósito. Cuando los hijos y los nietos aprenden a cuidar a sus padres, es "bueno y agradable delante de Dios" (v. 4).
 
Pregunta: ¿Cuál es nuestra responsabilidad con nuestros padres?
 
Como nuestros padres nos ayudaron mientras crecíamos, tenemos Irresponsabilidad de ayudarlos en su vejez. Aunque a veces eso puede significar ayuda económica, hay otras formas en que podemos ayudar a nuestros padres y abuelos en el difícil proceso de envejecimiento.
 
A Dios le agrada que cumplamos nuestra obligación moral con nuestros padres. Cuando somos piadosos con nuestra familia, de veras tenemos relación con Dios.
 
III. Lealtad: 1 Samuel 20:11-17
 
A. Muestra de lealtad
 
En los años desde que David había sido ungido rey por Samuel, el aumento de la popularidad de David alimentó el resentimiento y la envidia de Saúl, que intentó matar a David en varias ocasiones. Pero Dios estuvo con David, y éste pudo escapar de la ira de Saúl. Por ultimo Saúl envió a su hijo Jonatán a que matara a David. Jonatán se negó a hacerlo e intercedió en favor de David.
 
En 1 Samuel 20 Jonatán y David se reunieron para analizar la actitud de Saúl hacia David. Él le pidió a Jonatán que no lo entregara a Saúl y que lo mantuviera informado respecto a la actitud de Saúl con él (w. 11-13). Jonatán prometió, hacerle saber a David lo que ocurriera y advertirle si Saúl seguía tratando de matarlo.
 
Pregunta: ¿Por qué estuvo dispuesto Jonatán a perdonarle la vida a David?
 
David y Jonatán tenían una amistad basada en el amor y el respeto mutuo (v. 1). Y tal vez Jonatán presintiera que David, y no él, sería el próximo rey de Israel (w. 14-16).
 
Es probable que también Jonatán reconociera la presencia y la unción de Dios en la vida de David y sabía que no podía hacerle daño al que Dios había ungido rey.
 
Jonatán le pidió a David que fuera leal a él y a su familia para siempre, aun después que Jehová hubiera cortado a todos los enemigos de David. La lealtad de Jonatán a David fue también una expresión de su fe en Dios.
 
El versículo 17 vuelve a mencionar el amor entre David y Jonatán como el fundamento de su lealtad y el deseo de cada uno de ver al otro triunfando en la vida.
 
¿Pregunta: Cuál es el fundamento de nuestra lealtad a los demás?
 
El amor es el fundamento de la lealtad, al igual que es el fundamento de toda la ética cristiana.
 
También la lealtad se fundamenta en la confianza. David confió en que Jonatán lo protegiera y no lo entregara a Saúl para que lo matara. Y como Jonatán era leal a David, quería lo que fuera mejor para la vida de David, incluso que fuera rey de Israel.
 
B. Lo que es ser leal
 
Saúl tenía el propósito de matar a David. Después que Jonatán descubrió las intenciones de Saúl, le advirtió a David de los planes de su padre, tal como le había prometido (1 Samuel 20:41,42). La lealtad de Jonatán no eran simples palabras sino acciones consecuentes.
 
Pregunta: ¿En qué formas prácticas podemos mostrarle lealtad a alguien?
 
Jonatán fue leal a David aunque no le conviniera. Jonatán pudo haber visto a David como un rival al trono como lo había visto su padre. Sin embargo, siguió siendo fiel a David.
 
David y Jonatán se despidieron con la misma lealtad y confianza que había caracterizado su amistad. Se fueron en paz sabiendo que cada uno cumpliría sus promesas delante del Señor.
 
Cuando somos leales a alguien lo seguiremos siendo, aun cuando a la otra persona se le elogia y a nosotros no se nos reconozca. Nos regocijaremos con esa persona por la bendición de Dios en su vida. Y aun cuando nuestros amigos estén pasando por un tiempo difícil en su vida, podemos mostrar nuestra lealtad orando por ellos y alentándolos en su momento de necesidad.
 
Aplicación.
 
Nuestras relaciones con los demás son algunas de las cosas más importantes de la vida. Es mediante esas relaciones que tenemos las oportunidades de hablar del evangelio y ayudar a los hermanos en la fe a crecer en su andar cristiano.
 
La ética cristiana no sólo se demuestra en nuestra conducta cuando nadie nos está observando, sino que también se demuestra en nuestras relaciones con los demás. Cómo tratamos a los demás es una señal del valor que les damos a las personas. Como creyentes, nuestra vida debe revelar la presencia de Dios en nuestras relaciones. Esas relaciones se caracterizarán por el amor porque hemos sentido el amor de Dios.
Tal vez esta lección le haya hablado a usted acerca de sus relaciones con los demás. Quizá comprenda que necesita hacer mejoras en sus relaciones con quienes lo rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.